KUNG-FÚ. Madriles - Chispas - Furtivo - Barbas

Valoración:  / 0
MaloBueno 

 

 

                                                KUNG-FÚ

 

                               unnamed

 

 

 

                                                  Grupo

 

 

El 11 de septiembre de 2015 llega al Majao el solitario monje chino shaolin Chang Furtivo Caine también conocido como "el pequeño saltamontes" Viene acompañado por el maestro Po Chispas que le va a enseñar técnicas culinarias que le ayuden a alcanzar el karma gastronómico.No buscan conocer las respuestas sino entender las preguntas y para ello se han traído del templo de Henan a dos monjes apodados Barbas y Madriles, expertos en Áhimsa (conseguir la no violencia a través de fregar cacharros y hacer todas las tareas de un pinche servil)
Para ponerlos a prueba han venido 15 comensales que les haran todo tipo de provocaciones y vejaciones para ver si son capaces de conservar la calma. Lo que no saben es que como el pequeño saltamontes se mosquee más de uno va a probar pie descalzo y polvoriento.
Antes de empezar la cena el maestro Po Chispas le dice a nuestro Furtivo: "Saltamontes, sé tú mismo. Y nunca temas quedarte desnudo ante los ojos del resto. Haremos juntos una cena que sea capaz de tapar la boca de estos ineptos".
Un hombre puede mirar pero no ver, por eso nuestro monje shaolin Chang Furtivo Caine se fue a Cádiz a ver al cocinero del mar, Ángel León, que le enseñó como arriesgar en la cocina. Nuestro monje empieza con un chorizo de merluza con huevo encurtido que es un plato cuya elaboración está al alcance de muy pocos.¡¡ Con dos cojones!!

 

 

 

                                                Chorizo                                                 


El mar sigue presente en el siguiente entrante que consiste en unas tostas de pulpo, gulas y gambas al estilo shaolin.

 

 

 

                                                Tostas


El maestro Po Chispas sabe que "si no puedes ser poeta, sé el poema" y hoy nuestro principal es un poema culinario llamado "pez espada en salsa tostada"


Para el postre se recurre a las frutas en tempura con crema de café que es muy típica en los monasterios budistas ya que ayuda a la meditación y el recogimiento.


El pequeño saltamontes tiene esta teoría:" Son sólo los ojos los que vuelven ciego al hombre" Pero el maestro es más realista y cree que las cervezas, el Viejo Mundo de Ribera del Duero, los Bacardís y demás bebidas espirituosas, que se han consumido hoy, son las que vuelven ciego al hombre.
Nuestros monjes casi tiene que utilizar el kung-fu para conseguir que los asistentes pagaran los 19 euros que costó la cena y para callar al monje Rotondas que no le gustan mucho las innovaciones en la cocina.
Algunos para alcanzar el nirvana se dedican a juntar cuatro reyes en una mesa de juego mientras otros lo alcanzan en la barra del local juntando cuatro bacardis...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar