UN JUEVES DE CHISTE. Mandíbulas - Rotondas - Monarca - Candidato

Valoración:  / 0
MaloBueno 

                                UN JUEVES DE CHISTE

 

 

 

                      comensales

 

 

 

Erase una vez un cocinero llamado Rotondas tan feo, tan feo que hacía llorar a las cebollas. A su lado su hermano Mandíbulas que era un sol porque lo quemaba todo. De pinches traía al Monarca que no es que fuera torpe sino lo siguiente. Desde quemarse los dedos hasta un día que tropezó y se le cayeron un montón de platos al suelo. El jefe de cocina le dijo: ¡Monarca! ¡más platos! y el dijo: ¡No, menos!
El otro pinche llamado Candidato tampoco es que fuera un dechado de virtudes. Era el típico que es capaz de quemar hasta la ensalada. Pues con estos mimbres tenían que dar de cenar a los ocho pobres comensales que habían acudido aquella noche.¡Que había el mismo número de miembros del equipo de cocina que comensales!

 

 

 

 

                                          eq

 

 

 


De beber tomaron un vino de Ribera del Duero llamado Finca 10 aunque alguno protestó y se pasó al Tío Pepe, porque decía que en vez de un Ribera a él le habían dado un Paquirrín. En realidad era de Rioja pero entonces no había chiste.

 

 

                                                 vino

 

 

Al Rotondas los chistes que más le gustaban eran los de matrimonios. Su favorito es el de la esposa que se encontró al marido en el cielo y le dijo: "¡Querido, qué bien encontrarte aquí!" y él responde: "No me vengas con tonterías que el trato fue hasta que la muerte nos separe"

 

 

                                                 manolo

 

 


Pues resulta que el Rotondas se había comprado un libro de pintxos y se le ocurrió que era un buen día para poner en práctica algunas recetas.
Empezó con un pintxo de pimiento relleno con salsa de bonito y atún con todos sus avíos.

 

 

                                               pimiento

 

 

 

El segundo pintxo también tenía pimiento pero morrón e iba acompañado de un huevo de codorniz y choricito pasado por sartén.

 

 

 

                                       morron  

 

 


Posteriormente pensó que ya estaba bien de pimiento y que se pasaba a la remolacha y copió de su maravilloso libro uno que llevaba la susodicha remolacha junto a huevo con alcaparras.

 

 

 

                                                   remolacha

 

 


Para finalizar su actuación se le ocurrió hacer un pastel de calabacines y gulas con ajitos. Para su realización los fue poniendo en capas y los coronó con un quesito para gratinar. Después de pasar por el horno fue directo a la mesa

 

 

                                               gula

                                            

 

Al chef Mandíbulas el humor que le gustaba era el negro. Le gustaría morir como su abuelo Óscar, tranquilo, mientras duerme, y no aterrorizado y gritando, como los que iban en el coche con él. Aterrorizados estábamos los comensales porque pensamos que ibamos a reventar cuando vimos el guiso de habas con chorizo que nos había preparado nuestro cocinero.

 

 

                                            haba                       

 


De postre un poquito de quesito con nueces que ya estaba bien de comer y había que pasar al vaso largo. Eso sí, después de pagar los catorce euracos que costaba la cena.

 

 

                                           

Como anécdotas de la cena podríamos contar que la cebolla le dijo al Monarca que no fuese hipócrita porque primero la descuartizaba y luego se ponía a llorar. También el huevo de codorniz le dijo a la sartén que lo tenía frito.En fin...


Y colorín colorado esta acta se ha acabado...

 

PD: Acta dedicada a Manolo el Político al que todos los compañeros le deseamos una pronta recuperación.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar