NUEVE GALLOS PORTUGUESES

Valoración:  / 1
MaloBueno 
                               NUEVE GALLOS PORTUGUESES
 
 
                         gallo
 
 
Fado gastronómico, música celestial para el paladar, saudade por los diecinueve que no vinieron y un brindis con una  copita de Jaros (muy bueno Fernandinho Wally) para los 8+1 que si lo hicieron. Por una noche El Majao parece una calle adoquinada de Lisboa y se llena de melancólicos portugueses que se meten en la cocina mientras escuchan a Mariza y a Cuca Roseta. 
Como bien dijo Fernando Tiralíneas Pessoa al encender los fogones, el portugués es un militante de la imposibilidad. Ser portugués constituye, en el fondo, una forma de heroísmo. Junto a él, Lobo Chispas Antunes que es de los que cuando le preguntas cómo está siempre responde "mais ou menos"
La saudade es algo similar a la  nostalgia, un sentido de perdida, una ausencia... Uno puede sentir saudade de algo que no sucedió y que probablemente no sucederá nunca. Es un deseo vago y constante de algo que no sea el momento presente. Y eso es lo que siente un pinche el día que le tocan las tareas más ingratas de la sociedad y por tanto mucha saudade se puede ver reflejada en los rostros de Monarca Camoes y Mantenedor Saramago.
 
 
                                    equipo
        Pepinho Moreira y Lobo Chispas abrazan una botella de Jaros ante la atenta mirada del resto del equipo de cocina
 
 
 
 
 
Lobo Chispas Antunes llevó a nuestra sociedad por mares antes nunca navegados cuando solicitó un huerto para cultivarlo y creó un imperio del que obtiene productos para su cocina. Son famosos sus calcots pero hoy nos va a deleitar con una gigantesca calabaza que sólo puede crecer en sus dominios porque Lobo Chispas hace de la fantasía una realidad y es capaz de construir un plato titulado"creme de abóbora del huerto ecológico con cebola, alho, queijo de cabra, cenoura y alho-porro". Un soñador este Lobo Chispas, un lírico, un mentiroso... que sólo se miente a él mismo como buen portugués.
 
 
 
                                   crema
 
 
 
Por el Alentejo corretean las perdices alegremente y en algunas ocasiones traspasan la frontera hispano lusa y se internan en tierras pacenses. Es allí donde Lobo Chispas tiene un puesto de caza en el que abate furtivamente a estos animales. Y es que un portugués se contradice permanentemente y en lugar de capturar sus presas en su terruño natal prefiere hacerlo en el país vecino. Es costumbre en el país decir que "de poetas y locos todos tenemos un poco" y muy loco debe de estar nuestro Lobo para hacer con un par de animalillos abatidos un "paté de perdiz com geléia para os tres sabores: laranja amarga, mirtilos e framboesa".
 
 
 
 
                                pate
 
 
 
Fernando Tiralíneas Pessoa es muy portugués, de los que cuando hace el amor trata de usted a su señora, de los que a cualquier graduado de Universidad lo llama "Senhor Doutor" y por tanto sus platos son un referente en la cocina tradicional lusa. Elige para esta noche el producto por excelencia del país: el bacalhau y una de las formas más tradicionales pero con su toque personal. Estamos hablando de un excelente " bacalhau dourado com a receita tradicional da familia Portillo".Dos trucos sacó de su chistera este cocinero: ovo pouco cuajado y la utilización de la mandolina familiar (sacada del cuéntame) para el corte de la patata.
 
 
 
 
 
                         bacalao
 
 
 
Y para finalizar, el olfato nos indica que llega un postre de los aledaños del Monasterio de los Jeronimos, unos pastelitos de Belem que parecen sacados de la famosa pastelaria que linda con el Tajo. Fijaos si estarían buenos que, en un hito histórico en esta señera sociedad, el luso Willy Bacardinho se tomó uno.Podríamos calificar el hecho como increíble, inaudito o, si fuéramos Iker Jiménez, paranormal. Buen trabajo de Pessoa y del Lobo.
 
 
 
                                    pasteles
 
 
 
Del nordeste de la península vino un amigo de Rasputín Peixoto llamado Domingo al que se le conoce en Barcelona por abogar por la unión de los pueblos ibéricos como nuestro socio Barbinha. Un tipo muy agradable que disfrutó enormemente de la cocina portuguesa con la que nos deleitaron los chefs.
Como todos sabemos las portuguesas no tienen costumbre de afeitarse el bigote pero a ver quien tiene huevos de no afeitarle a Willy Bacardinho los quince euros que vale la cena. Eso sí, bien pagaos estaban porque en estas fechas te vas a una comida de Navidad, te afeitan 30 pavos y comes una mierda.
 
 
 
                                                          vino
 
 
 
La velada termina con naipes, órdagos fallidos de Pepinho Moreira y victoriosos también como uno que se le ocurrió echar a grandes a Willy Bacardinho cuando el susodicho llevaba toda la realeza en las manos. Buen rato echamos anoche que para eso venimos...
 
¿Y nosotros, los Portugueses, sabemos lo que quiere Díos? ¿Sabemos lo que queremos?¿En qué nos quedamos? ¿Queremos lo que no queremos? ¿Somos lo que no somos? ¿Cambiamos pero ni tanto así?
 
 
"Nem rei nem lei, nem paz nem guerra,
Define com perfil e ser
Este fulgor baço da terra
Que é Portugal a entristecer —
Brilho sem luz e sem arder,
Como o que o fogo-fátuo encerra.
 
Ninguém sabe que coisa quer.
Ninguém conhece que alma tem,
Nem o que é mal nem o que é bem.
(Que ânsia distante perto chora?)
Tudo é incerto e derradeiro.
Tudo é disperso, nada é inteiro.
Ó Portugal, hoje és nevoeiro...
 
É a Hora! "
 
- Fernando Pessoa

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar