CARTA DE DESPEDIDA A TREINTA AMIGOS

Valoración:  / 0
MaloBueno 
                          CARTA DE DESPEDIDA A TREINTA AMIGOS
 
 
 
 
 
                                 mesa
 
 
 
Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. 
 
 
       arroz3                    fernando fregando
 
 
 
Tantas cosas he aprendido de ustedes, los cocineros y los pinches...He aprendido que todo el mundo quiere cocinar bien para estar en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad esta en cómo subir la escarpada, en compartir esos momentos únicos de los jueves, en la satisfacción del deber cumplido, en no fallarle a los compañeros y en no herirles el bolsillo...
 
 
 
 
                                                arroz2
 
 
 
 
He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre, que cuando entras en la sociedad ya no hay retorno posible y que cuando pruebas la chacina de los Cuadrado no querrás comulgar con nada que no venga del Culebrín. ¡Alabado sea el señor!
 
 
 
                                                    chacina
 
 
 
A vosotros compañeros os diría que estaríais equivocados al pensar que dejáis de enamoraros cuando envejecéis, sin saber que envejecéis cuando dejáis de enamoraros y si no me creéis, mirad a Carlos que cada día quiere más la cocina, que disfruta haciendo un arroz con carabineros, que no suelta el botellín ni para mover el arroz, que balancea la espumadera llena de cabezas con amor, que desinteresadamente trabaja para dar alegría y felicidad a los demás.
 
 
    carlos botellin arroz4 carlos cabezas
 
 
 
El mañana  no le está asegurado a nadie, joven o viejo.  Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas.  Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso, unas coquinas o unos salmonetes que te ha traído Willy del mercado.
 
 
coquina                   salmo
 
 
 
 
 
Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy fuera la última vez que voy a ver a los que se reúnen alrededor de un tomate, los abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de sus almas. Si supiera que esta fuera la última vez que los veo salir por la puerta, les daría un abrazo, un beso y los llamaría de nuevo para darles más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír los discursos del presidente, los raaaa de Pepito, las rimas del Benemérita, el cómo no te voy a querer o el ay, que te como el chichingorri, grabaría cada una de estas palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que os veo diría “os quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabéis. 
 
                             Feliz verano y nos vemos en septiembre, si Dios quiere, amigos. 

No tienes derechos para añadir comentarios