Y NADIE LES CREYÓ...

Valoración:  / 0
MaloBueno 
                                            Y NADIE LES CREYÓ...
 
 
                                          cocineros2
 
 
Dijeron que a pesar de ser de Campillo y de Retamal de Llerena se harían miembros de la Sociedad Gastronómica El Majao y nadie les creyó... ¡Y aquí están los tíos convertidos en socios de pleno derecho!
 
Qué vendrían en, al menos, una ocasión al mes a pesar de que sus pueblos están a casi dos horas de Sevilla, y nadie les creyó. Y vaya que si vienen...
 
 
                                      equipo
 
Manifestaron que cocinarían cuando les llegase su turno y nadie les creyó... Y aquí están Javier Balas alias "el Balina", y José Eugenio Cuadrado alias "el Primo" dispuestos a demostrar que saben cocinar. De acompañantes pincheriles, para ayudarles en su debut, estarán Julito Defensor y Manolito Carrizosa que sí son creyentes.
 
 
                                                               pinches
 
 
Cuando hablaron de su aptitud para dar de comer a 21+5 comensales se oyeron hasta carcajadas porque muchos pensaron que no serían capaces de hacerlo y ahora se tienen que tragar sus palabras cuando ven llegar la crema de sopa de ajo con huevo y jamón ibérico extremeño deshidratado, como se las tuvieron que zampar los directivos de Toyota cuando rechazaron a Soichiro Honda por considerarlo incapaz de ejercer como ingeniero y ahora tienen que mirar la matrícula de la marca que creó este multimillonario.
 
 
 
 
            sopa     sopa2
 
 
 
A Albert Einstein sus maestros lo tacharon de perezoso y de incapaz psíquico y se tuvieron que comer con papas su ineptitud cuando le dieron el Nobel de Física, como los incrédulos que nunca pensaron que Javier Balas "el Balina" estaba atento a lo que hacía su mujer en la cocina, ni que iba a ser capaz de coger los riñones de un bicho para hacerlos al estilo de Lola, que es la santa que lo aguanta desde hace ya bastantes años.
 
 
                                    riñon                    riñon2
 
 
 
 
La tierra se tendría que tragar a los que dudaron del Primo y del Balina, a los que pensaron que no eran capaces de hacer una presa primorosa, a los que no admitieron a Spielberg en la Universidad de California y a los que creyeron que el humor de Chaplin no iba a ser comprendido. Imperial presa ibérica de bellota al horno con mojo y patatas chafás al estilo de Dani García. ¡Toma del frasco, Carrasco!
 
 
 
 
 
                                         presa3
 
 
 
Alguno pensó que para el campillejo y el retamalense, como eran extremeños, sólo existía el cerdo y sus derivados y que las naranjas sólo se las echaban a los cubatas. El postre que hicieron es un corte de mangas para los descreídos como el que hizo Fred Asteire a los jueces de su primer casting que dijeron que no sabía actuar ni bailar. Porque estos muchachos se marcaron un postre de categoría, unas cáscaras de naranja bañadas en chocolate y hojaldre bañado en azúcar y almendra. ¡Ahí queda eso!
 
 
 
 
                postre                  postre2
 
 
 
 
Encima por asistir al debut de los novatos se pagaron 13 euros. Nadie creyó que fuesen capaces de dar bien de comer a veintiséis patanes y que además lo hiciesen por un módico precio. ¡Escépticos!
 
 
 
                                                                             vino
 
 
Nadie pensó que el Candidato viniese a la cena y menos sin silla de ruedas y aquí estaba con un bastón tipo Antonio Gala y hablando de la Constitución. Mal bicho nunca muere y al final se sale de todo menos de la muerte.
 
 
 
 
                                                               fernando
 
 
 
Lo que sí se creyó todo el mundo es que el Balina y el Primo son capaces de tomarse los cubatas de dos en dos porque son más fáciles que la tabla del uno. Al final todos nos convertimos en  creyentes devotos de los caballeros del mandil de Campillo y Retamal. Eso sí,Campillo de LLerena debe de reconocer ya, que Retamal es una capital igual de importante y con derecho a un estatuto propio. ¡Buena faena compañeros!Ayer cortastéis un par de orejas. El rabo mejor llevárselo puesto para lo que haga falta...
 
 
 
                                                                         cocineros